Habló con los inversores que compraron la firma.

 

Marcelo Villegas conversó con los medios de prensa locales al término del recorrido por las dependencias que se encuentran derruidas tras el saqueo de maquinarias y de la instalación eléctrica. También dieron su parecer Hernán Bertellys y Gustavo Del Curto, representante del grupo inversor. La primera parte de la puesta en marcha llevaría alrededor de ocho meses.

Alrededor de ocho meses llevaría la puesta en marcha de la primera etapa de la reconstrucción del ex Molino Nuevo, según se consignó en el marco de la recorrida que ayer realizaron por la planta el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas; el intendente municipal Hernán Bertellys; y representantes del grupo empresario que asumió el compromiso de reactivar el emprendimiento.

Las partes conversaron con los medios de prensa después de visitar las distintas dependencias del establecimiento fabril, que fue saqueado –por ejemplo, la instalación eléctrica completa- por desconocidos luego del cierre que se produjo cuando el emprendimiento estaba en manos de sus antiguos dueños.

“Tuvimos una reunión de trabajo con cinco importantes empresarios de Azul y la región que han apostado al emprendimiento y que han hecho una apuesta al país. Estamos en una coyuntura política donde muchos piensan cómo van a seguir las políticas nacionales e internacionales, si va a seguir conectado con el mundo o no. El mundo ha dicho que sí, que quiere seguir contactado con el país para que podamos comercializar y tener políticas estables durante los próximos años”, expresó Hernán Bertellys.

“Aquí tenemos emprendedores que han apostado y han hecho la inversión en el ex Molino Nuevo, que es también emblemático con lo que está pasando en Azul con el frigorífico, la construcción del parque eólico y de la autopista de la Ruta 3, cuestiones que van cambiando la mentalidad del azuleño”, aseveró el jefe comunal, y agregó: “Estos empresarios son protagonistas de generar este cambio positivo”. El titular del Ejecutivo dijo que “nosotros somos los actores que debemos acompañar y respaldar a los emprendedores”.

Seguidamente aludió a Villegas como “el rescatador de empresas” en la provincia. “Una clara demostración es el frigorífico, un emblema de la exportación en Azul”, concluyó Bertellys.

Cambio de ciclo 

El titular del Ministerio de Trabajo bonaerense afirmó que “este tipo de inversiones son más comunes de lo que a veces aparece”.

“Noticias de estas hay en el resto de la provincia y en las áreas que empiezan a tener un cambio de ciclo respecto de la crisis. Estamos con un grupo de empresarios que, además de emprender y arriesgar, tienen algunos lauros como el ya hecho en el Molino San Martín. Ellos tienen que enfrentar aquí luego de un año de parálisis y de la causa judicial en la que se encontraba la empresa, tomar la posesión judicial -sería la semana próxima- y encarar una enorme obra de energía eléctrica”, indicó Villegas.

El funcionario bonaerense destacó el “enorme potencial” de la industria molinera y “los trigos que son de una excelente calidad”.

Además, subrayó la relevancia de montar un segundo molino de trigo candeal, “sobre todo en días donde se debate por un sí o un no al acuerdo MERCOSUR-Unión Europea”.

“Ellos están haciendo una apuesta y una inversión no sólo pensando en el corto plazo; están pensando en el mediano y en el largo plazo, y en la creación de puestos de trabajo”, amplió el ministro.

Respecto de la posible colaboración que podría prestar la administración provincial, mencionó que los empresarios han elaborado un plan de negocios que tiene distintas etapas. “Hay distintas herramientas que tenemos que analizar y productos que los entes de financiamiento oficiales, en algunos casos, en función de ese plan de negocios pueden aplicar a esa necesidad para arrancar. Cuando ellos tengan las formalidades judiciales listas, nos sentaremos en La Plata con varios de nuestros colegas y ellos para analizar el plan de negocios”, indicó.

“Muy bueno para Azul y la zona” 

Gustavo Del Curto habló en representación del grupo inversor que adquirió al ex Molino Nuevo en proceso de quiebra. “En el corto plazo el objetivo es tener la posesión del predio y ya empezar a trabajar y a evaluar todo lo que hace falta de cara al desarrollo del molino harinero de por sí como está, más el agregado de otro molino de sémola (trigo candeal). Todo esto va a depender del proyecto económico que tengamos y el tiempo para poner en marcha el cableado”, expresó.

“Estamos calculando de 6 a 10 meses la puesta en marcha de la parte vieja. Después seguiremos por todo lo demás”, aseveró el responsable del Molino San Martín y de la cerealera H.J.Navas.

Del Curto adelantó que surgirán de este emprendimiento nuevas posibilidades de empleos para ingenieros, semilleros y por los contratos de producción. “Creo que va a ser muy bueno para Azul y la zona. La gente que laburaba acá eran entre 20 y 30 personas. Lo primero es poner en marcha lo que hace falta después de los hechos de vandalismo que hubo y activar cada sección”, mencionó y aclaró que “los ex trabajadores están con nosotros en el otro molino”. (El Tiempo)

Seguinos