Buscan que Martínez acepte una interna.

 

El radical tiene el apoyo de la Rosada para ir por la gobernación. La Justicia le prohibió a Cambiemos que use los símbolos del PJ y la marcha peronista.

La visita de Miguel Ángel Pichetto a La Rioja dejó en evidencia la tensión que atraviesa a Juntos por el Cambio por la definición del candidato a gobernador, un lugar por el que pugnan el senador radical Julio Martínez y el intendente de la capital provincial, Alberto Paredes Urquiza.

Sin primarias previstas en la ley electoral provincial, en el macrismo riojano no tienen más alternativa que elegir al candidato por consenso u organizar una interna, algo que el ex ministro de Defensa rechaza de plano. Sin embargo, en el sector del intendente no se resignan y el propio candidato a vice alentó la idea.

"Las decisiones la va a tomar el pueblo de La Rioja", afirmó Pichetto apenas pisó La Rioja adonde viajó junto a Martínez. "El candidato será el que mejor represente las políticas y convicciones de transformar a la provincia", dijo más diplomático Rogelio Frigerio. "Cuando tengamos el calendario definido, vamos a definir la fórmula", se despegó el ministro.

Si bien no fue oficializado, la fecha de la elección provincial será el 27 de octubre, mismo día que la presidencial. El gobernador Sergio Casas (que no podrá ir por la reelección y buscará una banca en el Congreso) se inclinó por esa fecha para tratar de aprovechar la mala imagen que tiene Macri en la provincia y que arrastre para abajo a sus candidatos.

Paredes Urquiza viene pidiendo desde hace tiempo definir al candidato en una interna, a sabiendas de que tiene cierta desventaja respecto a Martínez por el buen vínculo que tiene con Macri y Marcos Peña. No obstante, el desembarco de Pichetto en Cambiemos le dio un empujón inesperado. "Vengo a ratificar el apoyo para una figura joven que tiene un gran futuro en esta provincia", lo elogió en un acto con sus seguidores.

Aunque en el Gobierno rechazan el planteo y tampoco el tiempo sobra para organizar la interna (las listas deberían presentarse a principios de septiembre), Paredes Urquiza no pierde la fe. "Si tenemos que enfrentarnos a Julio, y bueno tendremos que hacerlo. Lo que quisiéramos es poder lograr un acuerdo, el consenso que nos lleve a una propuesta en común", declaró este jueves.

El último gesto de la Casa Rosada parece inclinar la balanza por Martínez, como temen en el paredismo. Marcos Peña aceptó que la lista de diputados nacionales la encabece Felipe Álvarez, un dirigente que responde al intendente. La decisión fue leída como una manera de despejarle el camino al radical para ir por la gobernación.

Es por eso que el reclamo del peronismo macrista va subiendo el tono. "Somos respetuosos de nuestros aliados de UCR y de otros partidos que forman Juntos por el Cambio y no queremos imponer el candidato a gobernador, por eso lo convocamos (a Martínez) a que lo elijamos democráticamente en una elección interna", afirmó el embajador en Perú, Jorge Yoma. 

"Martínez nunca quiso internas, él sabe que pierde. Julio sólo ganó una elección cuando lo apoyó Alberto", dijeron a LPO desde el entorno del intendente en referencia a la elección de 2017, cuando el radical perdió las PASO contra Menem y logró dar vuelta el resultado en la general con el apoyo de Paredes.

Cerca del dirigente peronista mencionan un caso más reciente. Se trata de la consulta popular que impulsó Casas para poder presentarse a la reelección (que luego le impidió la Corte), donde el "No" perdió en el territorio de Paredes, la capital, y ganó en todos los departamentos del interior. "Incluido Chilecito", remarcan con picardía ya que esa es la ciudad de Martínez. 

"La Rioja es peronista y vota peronistas. Todo el gobierno provincial quiere que el candidato sea Martínez", completan.

Polémica por los símbolos del PJ

El acto de Pichetto en La Rioja también dio lugar a una polémica por el uso de la simbología peronista de parte del sector que integra Juntos por el Cambio. Tanto que el gobernador Casas mandó a su ministro de Gobierno, Héctor Durán Sabas, a pedir a la Justicia que les prohíba el uso.

En un fallo muy rápido, un juez subrogante dictó una medida cautelar que le ordena al sector de Paredes que se abstenga de utilizar los símbolos oficiales del Partido Justicialista, como también la expresión "peronismo riojano", la marcha peronista y hasta el signo de la "V" de la victoria, lo que generó burlas en las redes sociales. (Fuente: lapoliticaonline)

El afiche que desató la polémica

Seguinos