El Intendente de Mar del Plata destacó la medida oficialista como “excelente” y agregó que si bien la colimba merecía reformas "nunca debió haberse eliminado".

 

En cuanto a las posibilidades de cambio destacó que “tenemos que ser inclusivos”.

El Intendente de Mar del Plata Carlos Arroyo salió a apoyar el Servicio Cívico Voluntario y redobló la apuesta. No sólo reclamó la vuelta de la colimba militar obligatoria sino que pidió extenderla a “mujeres y discapacitados”.

“La eliminación del servicio militar fue obra de una manga de dementes. El peor error, algo que siempre consideré como un verdadero desastre para el país. A los discapacitados les daría un motivo para vivir”, expresó Arroyo.

El intendente se manifestó en medio del debate generado por la propuesta de Patricia Bullrich, para poner en marcha un Servicio Cívico Voluntario para chicos de entre 16 y 18 años a cargo de Gendarmería.

En este sentido, Arroyo destacó la medida oficialista como “excelente” y agregó que si bien la colimba merecía reformas "nunca debió haberse eliminado". En cuanto a las posibilidades de cambio destacó que “tenemos que ser inclusivos”.

“Hay una enorme juventud que no tiene nada que hacer, no tiene un oficio, en vez de estar aprendiendo a cuidar la soberanía argentina están en plazas drogándose y tomando cerveza", disparó el precandidato de Juntos por el Cambio.

Por último, el jefe comunal estableció que no le entregaría armas a los que participen sino que lo haría como “una escuela de oficios, de capacitación de vida donde aprenderían a tener orden y a tener disciplina”.

La ministra Bullrich sería la encargada de implementar la nueva colimba a cargo de la Gendarmería con “seis experiencias piloto” ubicadas en cuatro provincias: Buenos Aires, Córdoba, Santiago del Estero y Río Negro.

Las pruebas durarán hasta el 31 de diciembre de 2019 y recién en 2020 (si es que Mauricio Macri resulta reelecto), el Estado articulará con los organismos públicos la implementación. (InfoGEI)